WASHINGTON - Estados Unidos está ampliando la duración de las visas de no inmigrante para los viajeros cubanos de seis meses a cinco años.
 
El cambio también significa que a los cubanos que son aprobados para las visas B-2 se les permitirá múltiples entradas, en lugar de una sola. Actualmente los cubanos deben volver a aplicar cada vez que tratan de viajar a los Estados Unidos.
 
El portavoz del Departamento de Estado Patrick Ventrell dijo en un correo electrónico a The Associated Press que la nueva política le "quita cargas procesales y financieras a los viajeros cubanos."
 
El cambio se produce dos semanas después de que Cuba y representantes de EEUU reanudaron las conversaciones migratorias de alto nivel en Washington.
 
Las discusiones se supone que deben llevarse a cabo cada seis meses, pero no se habían celebrado desde enero de 2011.