Un estadounidense encarcelado en Cuba desde hace más de cuatro años inició una huelga de hambre, según una declaración difundida el martes por su abogado.
 
Alan Gross, de 64 años, dijo que comenzó a ayunar en protesta por el trato que recibe tanto de los gobiernos de Cuba como de Estados Unidos. Agregó que comenzó su ayuno el jueves.
 
Gross fue detenido en Cuba en el 2009 cuando trabajaba para crear acceso a internet entre la pequeña comunidad judía de la isla. En aquel entonces, Gross trabajaba con la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos (USAID por sus siglas en inglés), que trabaja para fomentar la democracia en la isla. Ya que Cuba considera el programa de USAID un intento ilegal de Estados Unidos de minar al gobierno comunista, Gross fue juzgado y condenado a 15 años de prisión.
 
Su caso es un obstáculo en la mejora de las relaciones entre ambos países, que cesaron sus lazos diplomáticos en 1961.
 
"Ayuno para objetar las desconfianzas, engaños e inactividad de ambos gobiernos, no solamente por su responsabilidad compartida en mi detención arbitraria, sino por la carencia de una gestión razonable o válida para solucionar esta vergonzosa situación. Una vez más, pido al presidente (Barack) Obama que se involucre personalmente para terminar esta situación a fin de que pueda regresar a casa con mi esposa y mis hijas", indicó la declaración de Gross.
 
El ayuno de Gross ocurre cuando los funcionarios estadounidenses y cubanos se han centrado en un programa diferente de USAID en la isla. La semana pasada, una investigación de Associated Press indicó que USAID creó en secreto un "Twitter cubano" para generar agitación en la isla. La red social, llamada ZunZuneo, fue lanzada públicamente después de que Gross fue detenido. Contó a la postre por lo menos con 40.000 suscriptores antes de cerrar en el 2012 cuando concluyó un subsidio gubernamental.
 
El abogado de Gross, Scott Gilbert, dijo que su cliente estaba al tanto de la noticia, publicada el mismo día que comenzó su ayuno. Fue uno de los factores que tomó en cuenta para iniciar su huelga de hambre, añadió.
 

La breve declaración de Gross no indicó si bebía durante su huelga de hambre ni mencionó su estado de salud. Sus abogados sostienen que perdió 45 kilos durante su cautiverio.