WASHINGTON - El Gobierno de Estados Unidos consideró insuficiente la promoción de Miguel Díaz-Canel a primer vicepresidente en Cuba, al insistir en que, sin las debidas reformas democráticas, el nombramiento "no será un cambio fundamental" en la isla.

"Mantenemos nuestra esperanza de que llegará el día en que el pueblo cubano obtendrá la democracia, cuando tengan la oportunidad de elegir libremente a sus propios líderes en un proceso democrático abierto y gocen de las libertades de expresión y asociación sin temor a represalias. Claramente no estamos allí todavía", dijo en rueda de prensa Patrick Ventrell, un portavoz del Departamento de Estado.

"Un cambio en liderazgo, sin las reformas democráticas fundamentales que otorguen a la gente su libre voluntad y su capacidad de escoger a sus propios líderes, no será un cambio fundamental para Cuba", afirmó Ventrell.

El portavoz aseguró que "absolutamente" el anuncio de la promoción de Díaz-Canel como primer vicepresidente en Cuba es insuficiente y que el Gobierno de La Habana debe hacer más no sólo para mejorar la situación en la isla, sino también para reparar las relaciones con Estados Unidos.

El presidente cubano, Raúl Castro, fue ratificado el domingo pasado en la Asamblea Nacional, en la que solo hay representantes del Partido Comunista, el único legal, para su segundo y último mandato de cinco años, que se inició con la elección de Díaz-Canel, de 52 años, como primer vicepresidente.