CENTRO DE REDACCIÓN – La primera conversación del político español Ángel Carromero con la familia de Oswaldo Payá se produjo cerca de seis meses después de que el disidente cubano pereciera en un incidente automovilístico en Cuba que implicó al propio Carromero.

Según informó el sitio digital Diario de Cuba, Carromero, quien fue condenado a cuatro años de prisión en la Isla y posteriormente enviado a España a cumplir su condena, llamó desde la cárcel de Segovia (centro de España), de donde espera salir próximamente en un régimen de semilibertad.

"Para ambos fue una conversación emocionada, humana", le dijo Carlos Payá a Diario de Cuba.

Fue la primera conversación entre el político español y la familia de Payá desde el 22 de julio, día en que fallecieron Oswaldo y Harold Cepero.

"En ningún caso hemos emplazado a Ángel para que hable de lo sucedido", afirmó el hermano de Payá y representante en el exterior del Movimiento Cristiano Liberación. "Queremos que se mejore, que esté en condiciones plenas".

Carlos Payá notó a Carromero "todavía muy tocado por la cárcel cubana", por lo que le deseó una pronta "recuperación" para que pueda "organizar sus ideas".

El fiscal general de España, Eduardo Torres-Dulce, se mostró este miércoles proclive a conceder el tercer grado penitenciario (libertad vigilada) al dirigente de Nuevas Generaciones del Partido Popular, según el diario El País.

Torres-Dulce manifestó que el delito por el que se condenó a Carromero en Cuba "está incurso en la figura del tercer grado" dentro de la estructura del Código Penal.
La Fiscalía española "procederá en términos de igualdad con el cumplimiento de los acuerdos internacionales adoptados".