Los líderes republicanos en la Asamblea General de Illinois respaldan un proyecto de ley que permitiría a extranjeros en condición migratoria irregular obtener licencias de conducir, y sostuvieron el martes que han colaborado con los demócratas en ese proyecto desde hace años.

La líder de la mayoría en el Senado Christine Radogno y el líder de la minoría republicana en la Cámara, Tom Cross, se presentaron junto con el ex gobernador Jim Edgar y otros republicanos para anunciar su respaldo a un proyecto de ley que podría ser sometido a votación el martes en el Senado.

Illinois tiene unos 250,000 inmigrantes que viven de manera irregular en el país y que conducen sin aprendizaje alguno y sin seguro, afirman los partidarios del proyecto. Causan daños por 64 millones de dólares al año.

El proyecto de ley patrocinado por el presidente del Senado, el demócrata John Cullerton, permitiría a los inmigrantes presentar exámenes y adquirir seguros sin el peligro de ser deportados. La licencia temporal que obtendrían sería igual que las otorgadas a los extranjeros que residen legalmente en el país, para que la policía no pueda perseguirlos.

La licencia no podrá ser usada como identificación para votar, subir a un avión o adquirir armas de fuego, por ejemplo.

La votación en el pleno del Senado podría ocurrir cuando los legisladores regresen a la capital para sus últimos tres días de sesión.

La Coalición de Illinois para los Derechos de los Inmigrantes y Refugiados inició la campaña el 20 de noviembre en Chicago en un acto al que acudieron Cullerton y el gobernador demócrata Pat Quinn. Edgar y la contralora Judy Baar Topinka, que también estuvo presente el martes, acudieron a dicho acto, pero no Radogno ni Cross. Radogno dijo que tenía un conflicto de calendario y una vocera dijo que no había abordado el asunto con Cross.

Al preguntarles el martes por su ausencia, ambos restaron importancia al hecho, y el jefe de la coalición Lawrence Benito dijo que el proyecto de ley no había sido redactado sino hasta la semana pasada.

Ahora, dijo Cross, "he visto el proyecto, me gusta el proyecto y respaldo el proyecto de ley".

"No es un nuevo tema y ha habido una colaboración bipartidista por cinco años", dijo Radogno. "Lo que vemos ahora es que ambas partes se han acercado y hay movimiento en ambas para lograr un producto que pueda prosperar".

Ninguno habló sobre el tema mencionado por Edgar hace dos semanas que es una oportunidad sólida para que los republicanos tiendan puentes al electorado latino que tuvo una gran participación en apabullar a los republicanos en la Asamblea Genera en las elecciones del 6 de noviembre, donde los demócratas obtuvieron mayoría absoluta y controlan tanto la Cámara de Representantes como el Senado.

El respaldo republicano "es un buen augurio no solamente para este proyecto de ley, que es muy importante", dijo Edgar, que pasó además 10 años como secretario de estado emitiendo licencias de conducir. "Es un buen augurio para la totalidad del sistema en temas importantes como este, que republicanos como demócratas se unan para encontrar una posición común".