Las autoridades detuvieron de forma sorpresiva a decenas de indocumentados en 16 lavaderos de carros en Phoenix, Arizona, como parte de una "operación criminal" que llevaba dos años de investigaciones y que resultará en la deportación de varios de los arrestados.

Al parecer es la nueva estrategia de inmigración de ir tras negocios que tradicionalmente contrata indocumentados.

Las autoridades migratorias dijeron que ellos iban tras los dueños de estos negocios y contra el fraude de estas empresas.

Señalaron que aquellos detenidos que no tengan récord criminal serán liberados en cuestión de horas o días.