LOS ANGELES - Según el Diario La Opinión, tan pronto el presidente Barack Obama hizo el anuncio sobre la no deportación a los jóvenes indocumentados, líderes en Los Angeles han lanzado una voz de alerta para no caer en manos de estafadores, estar preparados con sus documentos y defender el beneficio mediante el llamado al voto en las elecciones de noviembre próximo.

El mismo medio publica que "acompañados del alcalde Antonio Villaraigosa, líderes del movimiento DREAM Team LA anunciaron una campaña durante todo el verano para convencer a votantes a que defiendan este beneficio mediante su voto a favor del presidente Obama".

De esa forma esperarían que se mantenga la nueva la política de beneficio para los estudiantes indocumentados, "aunque este martes -advierte el mismo periódico- el congresista republicano por Arizona, Ben Quayle, presentó una iniciativa de ley para tratar de bloquear la acción administrativa de Obama".

"Seguimos celebrando esta nueva política que les permite estatus legal y acceso a un permiso de trabajo a los jóvenes, pero también queremos asegurar que esa política no cambie y vamos a defenderla", apuntó ayer en conferencia de prensa Angélica Salas, directora de CHIRLA.

"Celebramos, pero entendemos muy bien que la lucha continúa", agregó el alcalde Antonio Villaraigosa y lanzó la piedra: "Los que están criticando al Presidente, si no les gusta esta orden, pues que aprueben el DREAM Act, que aprueben una reforma migratoria, que hagan lo correcto conforme a los valores de este país, porque estos jóvenes quieren trabajar, contruibuir, ir a la universidad".

Víctor Nieblas, representante de la Asociación Americana de Abogados de Inmigración (AILA), explicó que actualmente sólo los jóvenes que están detenidos o en proceso de deportación son los únicos que pueden solicitar la acción diferida que el viernes pasado anunció el presidente Obama.

El resto tiene que esperar 60 días, cuando se contempla que el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCI), publique de manera detallada el procedimiento a seguir.