En su informe anual sobre la situación de los derechos humanos en el mundo, la organización Human Rights Watch -HRW- criticó al gobierno estadounidense que trata como criminales a cientos de inmigrantes indocumentados sin antecedentes.

El informe apunta que hay aproximadamente 12 millones de inmigrantes indocumentados en el país y que el vasto sistema de centros de detención para infractores de las leyes migratorias reciben anualmente cerca de 400,000 personas, que muchas veces terminan confinados en celdas solitarias.

El reporte de la organización internacional señala que la persecución de las ofensas migratorias como si fueran hechos criminales, continúa aumentando en Estados Unidos. En el 2012 -según HRW- las ofensas a las leyes de inmigración constituyeron el 41 por ciento de todos los casos criminales del país y el reingreso no autorizado es hoy en día el crimen federal más perseguido.

La organización recordó que muchos de los perseguidos carecen de records criminales y tienen fuertes lazos familiares que los atan a este país.

En el informe HRW dijo que la reforma migratoria que aprobó el Senado en junio pasado y que ofrece una vía hacia la eventual ciudadanía de los indocumentados es crucial y lamentó que la Cámara de Representantes no haya progresado en esa materia.

Según HRW, una reforma migratoria “alinearía mejor” las prácticas migratorias y de detención en EEUU con las normas de los derechos humanos.