Carlos Martínez es lo que todo joven hispano sueña en Estados Unidos. Alcanzó una profesión, pero no había podido ejercer y desempeñarse como lo que es, un ingeniero. 

El pasado viernes, recibió la buena noticia, su permiso de trabajo está en camino.

Martínez es uno de los 80,000 jóvenes indocumentados que ya sometieron sus papeles para beneficiarse del plan de Acción Diferida promovido por el presidente, Barack Obama el pasado 15 de agosto.

El joven Martínez sufría la consecuencias de ser hijo de inmigrantes indocumentados, brillante en la escuela y excelente deportista. Pero sin posibilidades de trabajar legalmente en Estados Unidos.

Una entrevista en el show matutino de Telemundo, Un Nuevo Día, este martes permitió dar a conocer su caso de inmigración con una etapa superada. Carlos Martínez ya no será deportado, al menos, en los próximos dos años.

Un mensaje de texto, llegó a su teléfono la semana pasada y desde entonces, la noticia repica sin cesar, entre amigos, familiares y el mundo hispano. Se trata nada menos que de la aprobación de su caso, después de haber sometido sus documentos al plan de Acción Diferida. Un programa que transforma la vida de un joven indocumentado, su futuro en Estados Unidos es otro. Ahora podrá ser ingeniero, lo que siempre soñó.

Para verificar si calificas al plan de Acción Diferida, dale click aquí.

Aunque el programa gubernamental no le permite llegar a la ciudadanía, está feliz por haber logrado una permanencia legal temporal, en Estados Unidos.