Con la finalidad de presionar a los republicanos en la Cámara de Representantes para que se pongan de acuerdo sobre la reforma migratoria, el presidente Barack Obama habló con Telemundo. 
 
El Presidente no quiso especular sobre el fracaso del proyecto de ley en la Cámara Baja pero dijo que la reforma migratoria no se verá antes del receso en agosto ya que los republicanos necesitan hablar más detalladamente. 
 
“La Cámara ha estado con muchos proyectos de ley últimamente, sabes, hay algunos en la Cámara Baja que creen que la inmigración va a alentar mayores cambios demográficos que quizá no son buenos para ellos políticamente hablando”, dijo el Presidente. 
 
Obama dejó en claro que no está dispuesto a ceder en el tema de un camino para legalización de los 11 millones de inmigrantes indocumentados que viven en el país. 
 
Por otra parte, el Presidente enfatizó sobre los esfuerzos que ha hecho su gobierno para reforzar la seguridad en la frontera ya que estos han logrado reducir el número de cruces ilegales en los últimos años.  
 
Los llamados personales de Obama sobre la urgencia de una reforma migratoria llegan en un momento de una profunda incertidumbre sobre el futuro de esta ley, que es una pieza central de la agenda de su segundo período presidencial.