El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, siglas en inglés), está alertando a los inmigrantes a tener precaución ante una nueva modalidad de estafa por medio de llamadas telefónicas.

Se reporta que la manera en que están operando estos estafadores es llamando por teléfono haciéndose pasar por funcionarios del USCIS, tras lo cual piden a la persona información confidencial, como el número de seguro social, su número de pasaporte o el número de identificación de extranjero (A-number).

Las autoridades informan que el estafador le asegura a la víctima que sus registros de inmigración tienen errores por lo que deben pagar para que se puedan hacer las correcciones necesarias.

Aunque la alerta va dirigida a los inmigrantes en general, se reporta que los que están en mayor riesgo son los que han solicitado recientemente solicitudes inmigratorias al USCIS.

El USCIS afirma que nunca llama por teléfono para pedir información personal y menos solicitar pagos. La institución explica que, de detectar información incorrecta en los registros, sólo hace el contacto con la persona por escrito por medio del correo.