En algún momento de la historia los seres humanos sintieron la necesidad de ponerse en contacto con los espíritus que pululan sobre la tierra. El misterio, la incógnita del más allá, los llevó a desarrollar diferentes herramientas con las cuales poder entrar en comunicación con las almas que sentían a su alrededor.

De esa manera surgieron formas, a las que con el tiempo se los llamó “juegos”, como la ouija, que ha dado resultados tan asombrosos como escalofriantes. Algunos aún dudan de su veracidad. Otros temen vivir esa experiencia. ¿Lo has practicado alguna vez?

No te pierdas este sorprendente y aterrador video.