En la primera cita hay muchas cosas en juego. Ella evidentemente está interesada en ti y tiene ganas de conocerte más. La primera cita se trata de crear vínculos y adentrarse en el otro, pero también puede ser una chance que se da una sola vez. Hay que aprovecharla al máximo.

Encuentra tu propio estilo

Esa cena es la oportunidad de que alguien te conozca como eres en la realidad. A veces los hombres tenemos la sensación de que estamos obligados a vender humo para que nos acepten. Como si fuera una función de circo y tuviésemos que conseguir hacer que la chica pase por el aro. Pero si analizamos la situación a fondo, lo que verdaderamente importa es dar con una persona que nos haga feliz y viceversa. Por lo tanto la clave es que ella conozca rápidamente quién eres. Tu look tiene que ayudar a eso.

Si eres rapero, siéntete libre de llevar tus cadenas y tus pantalones caídos. Si por el contrario te vistes con chaqueta y de manera tradicional hazlo, si te gusta mezclar la ropa según tu estilo particular siéntete libre. Solo cuando te sientas 100% cómodo con tu look, si crees que te identifica y representa, entonces podrás mostrarle tu atractivo y tu energía a alguien.

Lo que no te puedes poner

No te puedes poner lo que supones que estaría bien visto. Es decir no uses la ropa de marca que crees que aprobarán. No te disfraces para seducirla. Lo mismo se aplica si te camuflas con una tribu urbana que crees que a ella le agrada pero que no la sientes como propia. El objetivo final con respecto a tu aspecto exterior es que ella note que te has vestido bien para una ocasión especial y que no te has puesto lo primero que has encontrado en el armario.

También es importante que no te pases. Una chica se puede asustar si te ve llegar como un modelo con todos los complementos en su sitio perfecto y recién salido de la peluquería. El punto medio tiene que ser capaz de seducir y al mismo tiempo que no parezca que vas a pedir su mano.

No tener miedo a tener estilo. Si hay una combinación riesgosa pero que te hace muy feliz o te sientes muy atractivo con ella prueba frente al espejo. Si tienes dudas llama a una hermana de confianza o a un amigo con buen gusto. Claro lo mejor sería que te sientas a gusto sin necesidad de asesores. Pero si la cita es importante y tienes dudas pide una segunda opinión.

Si ella se queja de tu aspecto, si le parece que no pegas con su estilo, no hagas de eso un drama, quizás ella no era tu compañea ideal. Quizás hay una chica que suspira por ti y que te hará mucho más feliz.