CENTRO DE REDACCIÓN - El proceso fundamental para la formación de planetas gigantes fue captado por el potente radiotelescopio ALMA (the Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) situado en el desierto de Atacama chileno.

De acuerdo con los resultados publicados en la revista Nature, un equipo internacional del proyecto ALMA registró una etapa clave durante el proceso de formación de planeta gigantes, el cual fue observado en una estrella ubicada a más de 450 años luz de la Tierra.

"Creemos que hay un planeta gigante oculto dentro, causando cada una de estas corrientes. Los planetas crecen a medida que capturan una parte del gas proveniente del disco exterior, pero ellos dejan escapar otra gran cantidad: el resto del gas lo rebasa y desemboca en el disco interior alrededor de la estrella", dijo Sebastián Pérez, miembro del equipo, de la Universidad de Chile.

Aunque los astrónomos ya habían anticipado la existencia de estas corriente, es la primera vez que se logran ver directamente.

“¡Gracias al nuevo telescopio ALMA, hemos sido capaces de obtener observaciones directas, que serán un aporte a las teorías actuales que intentan explicar cómo se forman los planetas!”, explicó Simon Casassus, de la Universidad de Chile y quien dirigió la investigación.

De momento, el desafío de los científicos es captar de forma directa los planetas gigantes, ya que se encuentran profundamente ocultos. Pero, los astrónomos desean saber más acerca de estos supuestos planetas, analizando tanto las corrientes de gas como el gas que aún queda disperso.

El telescopio ALMA está todavía en construcción, y aún no ha alcanzado su máxima capacidad. Cuando esté completo, su visión será aún más aguda, y las nuevas observaciones de las corrientes podrían permitir que el equipo determine las propiedades de los planetas, incluyendo sus masas.