Algunas personas le tienen un miedo terrible a la comida, en particular a la procesada y a la congelada. Es bien sabido que este tipo de alimentos contienen colorantes, sabores artificiales y aditivos que podrían provocar estragos en tu organismo. Pero con el ritmo agitado de vida a veces es imposible preocuparte por lo que comes y terminas ingiriendo lo primero que te ponen enfrente. ¿Cómo equilibrar eso?

Lo recomendable es tratar de balancear tu alimentación y consumir ingredientes lo más naturales posibles, no siempre podrás evitar comerlos enlatados o procesados pero es bueno que investigues y te mantengas al tanto acerca de formas alternativas de comer sano, sin exagerar. No se trata de entrar en pánico y tenerle miedo a la comida. Es cierto que lo mejor es lo más natural, pero cuando no se puede comer todo así solo cuida las cantidades y no abuses.

Una bloguera de “El diario de La Nena” te cuenta su experiencia con una mujer que le tenía un miedo excesivo a la comida y te da sus consejos particulares para lograr un equilibrio.

Lee la nota completa y cuida tu alimentación, siempre tomando las precauciones necesarias para no obsesionarte o entrar en pánico.