Existen muchos riesgos alrededor de las dietas hipocalóricas. Si bien son eficientes a la hora de bajar peso, las consecuencias pueden ser peligrosas.

Estas dietas suelen modificar el funcionamiento de tu metabolismo, lo que provoca, entre otras cosas, una disminución de tu energía y que, al interrumpir la dieta, ganes más peso del que tenías antes de comenzarla.

1. Requisito mínimo calórico. Para conservar un estado saludable se recomienda ingerir diariamente un mínimo de 1.000 a 1.200 calorías. Consumir menos calorías puede resultar en una desaceleración de la tasa metabólica e impedir la pérdida de peso.

2. La glucosa. Las dietas hipocalóricas privan al cuerpo de suficientes cantidades de glucosa, que es la fuente principal de combustible para el cerebro, el tejido muscular y los glóbulos rojos.

3. La masa muscular perdida. La masa muscular se pierde cuando el cuerpo tiene hambre y falta de glucosa y comienza a alimentarse a sí mismo al consumir su propio tejido magro.

4. Pelo y piel. La escasez calórica puede generar, también, problemas capilares (alopecia) y problemas dermatológicos, por falta de minerales e insuficiencia de ciertas vitaminas.

5. Otros riesgos de salud. Los electrolitos como el potasio, calcio, sodio y magnesio se agotan con las dietas hipocalóricas. Esto crea un desequilibrio en los líquidos corporales que ayudan a regular los latidos cardiacos, contracción muscular y la función cerebral.

6. Recomendación. Consume una cantidad suficiente de calorías para asegurar la salud del cuerpo, y haz ejercicio para bajar de peso rápido mediante la sustitución de la grasa con el tejido muscular. Una libra de músculo quema 50 calorías. Por lo tanto, en sustitución de 10 libras de grasa y 10 libras de músculo puede quemar 500 calorías extra al día sin hacer dieta.

7. Consejo. No comiences ningún tipo de dieta sin haberte asesorado previamente con un médico.

Fuente:
http://www.who.int/nutrition