No será como escoger ginecólogo, pero elegir a un estilista a quien confiaremos nuestro look no es tarea sencilla, ya que podemos llegar a arrepentirnos del resultado que, muchas veces, no tiene vuelta atrás.

No existen fórmulas mágicas para encontrar al estilista perfecto para ti, más que probando, pero sí hay consejos que puedes seguir para estar más segura de que no te equivocarás en la elección.

- Pregunta a los demás: Puedes pedir referencia de estilistas a tus amigas de confianza, pero si ves por la calle a una mujer con un peinado o un corte que te encanta, atrévete a pedirle que te diga quién lo realizó.

- Averigua sobre su experiencia: Antes de ponerte en las manos de alguien chequea que sea realmente un profesional, si ha realizado algún curso, hace cuántos años se dedica a la belleza y demás datos que puedan darte confianza sobre los resultados.

- Fíjate cómo organiza su trabajo: si da citas con anticipación (así podrás saber también cuánta clientela posee), si es organizado, si cancela los turnos a último momento y otras pautas de organización que dicen mucho sobre las personas.

- Presta atención a la higiene del lugar: si los pisos están limpios, y sobre todo la limpieza de los cepillos, tijeras y otros elementos de trabajo.

- Procura que esté al tanto de los nuevos cortes y estilos. Si recibe a muchas mujeres mayores es probable que no entienda lo que tú quieres, o que no sepa cómo hacerlo.

- Por último, lo más importante: cómo te sientes con él. Eso va a ser lo que defina si vuelves o no vuelves a su salón de belleza. Si te hace sentir cómoda, es una garantía, confía en tu instinto.

Y si un estilista te decepciona es solo cuestión de tiempo para probar otro y así hasta que encuentres al indicado para ti, ¡no te desanimes!