La toxina botulínica, más conocida como botox, se ha popularizado a pasos agigantados en los últimos 5 años. Sin embargo, la supuesta panacea que acabaría con las arrugas del cuello podría traer serios problemas. Si has tomado la resolución de lucir espléndida en el 2012, quizás necesites leer este artículo y elegir a conciencia la forma más saludable de rejuvenecer tu piel. Entérate cuáles son los riesgos.

1. Un especialista. En primer lugar, lo más importante es que antes de tomar ninguna decisión acudas a un especialista, particularmente a un dermatólogo o a un cirujano plástico, para que te asesore e instruya en todo lo que necesitas saber.

2. Alergias. Toda sustancia que se introduce o entra en contacto con el cuerpo humano, es susceptible de ser rechazado por el organismo. Existen numerosos casos en los que el organismo desarrolló una reacción alérgica a esta sustancia, desde sarpullidos hasta shocks anafilácticos.

3. La respiración. La toxina botulínica puede propagarse desde el área de inyección y causar síntomas de botulismo, que incluyen dificultad grave para respirar o tragar durante varios meses. Los síntomas pueden presentarse en cuestión de horas después de una inyección o hasta varias semanas después del tratamiento.

4. Dolores. La aplicación de esta sustancia rejuvenecedora también provoca dolor de cabeza, dolor en el lugar de la inyección, hematomas y cierta rigidez en la zona intervenida.

5. Náuseas. Otro de los efectos habituales son las náuseas. Se experimenta un poco de somnolencia, mareos, sensación de desequilibrio, tos y sequedad en la boca.

6. Los ojos. También se han dado numerosos casos en los que aparecieron cambios en la visión, ojos secos o muy llorosos e inflamación de los párpados.

7. Lo más grave. En muy contados casos han surgido efectos secundarios de mayor gravedad, como convulsiones, latidos cardíacos irregulares, dolor en el pecho o desvanecimiento.

8. Restricciones. Las embarazadas tienen terminantemente prohibido aplicarse botox, al igual que las que están amamantando y aquellas personas que están consumiendo diversos tipos de medicamentos. Consulta con tu médico antes de someterte a este tratamiento.

Fuente:
American Society of Plastic Surgeons
Plasticsurgery.org
American Academy of Cosmetic Surgery
Cosmeticsurgery.org