A partir de un estudio llevado a cabo por Bonnie Ware, denominado “Regrets of the dying”, la especialista reflexiona sobre los 5 temas que las personas que están al final de su vida creen que deberían hacer si tuvieran otra oportunidad. Tú, ¿estás contenta con tu vida? ¿Vives con plenitud? ¿Qué cambiarías para ser más feliz? No te pierdas esta historia.

Las 5 cuestiones más mencionadas en los testimonios, son las siguientes:

1. "Me gustaría haber tenido el valor de vivir una vida fiel a mis conceptos y no la vida que otros esperaban de mí"
Este es el punto que más aparece en los entrevistados. Está directamente relacionado con los sueños, con postergar los deseos de uno por aquello que creemos que deberíamos hacer, en vez de hacer, simplemente, lo que seamos.

2. "Me hubiese gustado no haber trabajado tan duro"
Durante el día a día estamos convencidos de que es fundamental esforzarnos tanto en el trabajo, ganar más dinero, crecer profesionalmente, que nuestros hijos tengan todo lo que desean… Pero, ¿vale la pena? Es mejor pasar más tiempo con la familia, los amigos, dedicarse a uno mismo, ver crecer a tus hijos…

3. "Me gustaría haber tenido el valor suficiente para manifestar mis sentimientos"
El amor es el sustento de nuestra vida. Para aquellos que no tienen el valor, el coraje o la osadía de expresarle al ser amado todo lo que sienten, ese sustento tiembla y se derrumba. Y la vida sigue, pero menos feliz.

4. "Me hubiese gustado mantenerme en contacto más frecuentemente con mis amigos"
El tiempo pasa y al mirar atrás es imposible recuperarlo. Cada momento vivido con un amigo es tan intenso como aquellos momentos en los que, por alguna cuestión, dejamos de verlos. Los amigos llenan de luz, magia y carcajadas la vida.

5. "Me gustaría haber sido más feliz"
Muchas personas creen que es poca la libertad que tienen en sus vidas: tienen demasiadas responsabilidades. Y, en algunos casos, le echan la culpa a la mala suerte. Pero lo cierto es que la felicidad está al alcance de todos: basta con enfrentarse a los miedos, apostar por una vida más auténtica y dedicarse a cumplir los sueños de uno. Se puede. Y vale la pena.