Los hombres de tu vida han definido quién eres hoy. Tus amigos con sus cuentos y fiestas, los novios con los que fuiste descubriendo la vida, ¡tu padre!, habitualmente el más importante, tu hermano siempre en su mundo, tu hijo, al que ayudarás a ser un gran hombre gracias a lo que aprendiste de todos ellos. ¿Quiénes son esos hombres y por qué te han marcado tanto?

1. Tu papá. En algunos casos, el padre es el consejero ideal y el mejor lugar para descansar un rato. Pero en todos los casos, ha sido y será el parámetro con el que medirás a todos los hombres de tu vida.

2. Tu primer amor. Otro hombre que marcó tu vida es tu primer amor. No sabes bien qué tipo de recuerdos tienes, si son felices o no, pero si te lo llegas a cruzar te arde el pecho y tiemblas. Ese hombre simboliza muchas cosas y le tocó estar a tu lado cuando abrías los ojos a la vida.

3. Tu mejor amigo gay. La mayor virtud de un amigo gay es que le puedes contar todo, absolutamente todo, sin disfrazar, recortar o fingir nada. Además, suele ser el interlocutor ideal para criticar a alguien con picardía y estilo.

4. El ex. Puede ser que tengas varios o sólo uno. Pero la época siguiente a la separación ha sido una etapa llena de reacciones, alejándote de cada uno que se parecía a él, de las cosas que hacían juntos, de quién eras con él, etc. Y cada separación, te ha dejado recuerdos hermosos, broncas, alegrías, dolor… Cada amor te ha marcado un poco.

5. Tu hermano. Siempre en su mundo y tal vez un poco distante. Pero, a pesar de todo, acostumbran a estar cerca. Desde joven te pedía consejos cuando salía con chicas, lo ayudabas a vestirse, te contagió sus sueños, sus miedos, pelearon, se enfrentaron juntos a sus padres, fueron cómplices…

6. El hijo varón. El verdadero y definitivo hombre de tu vida. El resto, al nacer tu hijo, se ha apagado un poquito. Pero, sin embargo, a medida que va creciendo te va aflorando todo lo que aprendiste a lo largo de tu vida. Comienzan a aparecer recuerdos de tu padre, de tus novios, de tus amigos, comprendes cosas que antes no veías, y haces por él lo que sea. Es el hombre de tu vida y lo seguirá siendo aún después de casarse.