La sexualidad femenina es, como todos sabemos, completamente distinta a la masculina. Si se lo mira en perspectiva, cuando hace muchos años las sociedades eran matriarcales las mujeres tenían un acceso más pleno al sexo. En esta sociedad patriarcal, en la que las mujeres intentan abrirse camino, pareciera ser que sólo tienen permitido tener relaciones con hombres, siendo el lesbianismo mal visto, al igual que la masturbación. En este contexto, muchas veces sucede que quien es diagnosticada de “frigidez” en realidad sólo tiene deseos distintos a los que manda la sociedad.

Elisa Botti te comparte en su blog un artículo imperdible en el que ahonda en la sexualidad femenina, en cómo vivirla profundamente, genuinamente, explorando lo que cada uno siente y desea.

Haz clic aquí y apuesta por un vida más plena.