El insomnio puede combatirse sin necesidad de recurrir a costosos tratamientos. Conoce los alimentos que te ayudarán a conciliar el sueño.

Pasar horas y horas en la cama sin poder dormir es un mal que atormenta a cientos de personas. Para luchar contra el insomnio existen tratamientos, píldoras, técnicas de relajación y cientos de opciones diferentes.

Antes de que pruebes cualquiera de estos recursos, algunos de ellos costosos, te presentamos los alimentos que podrían ayudarte a relajarte, deshacerte del insomnio y lograr un sueño profundo y sin interrupciones.

En primer lugar debes saber que la cena es la comida fundamental sobre la que hay que trabajar para combatir el insomnio. Irse a la cama con hambre no es bueno, porque el cuerpo nos pedirá comida y eso colaborará con la imposibilidad de conciliar el sueño.

También es importante que la cena se coma unas 3 horas antes de ir a la cama y que sea ligera, así el cuerpo tiene el tiempo suficiente para procesar esa comida antes de la hora del reposo y el descanso. Además, después de las 7 de la tarde no consumas café, té o productos con cafeína.

Los alimentos que son buenos antes de irse a la cama:

Pavo: puedes comerlo caliente o frío, contiene una sustancia que actúa como antidepresivo en el cerebro y se convierte en serotonina, un neurotransmisor que provoca el sueño.

Carbohidratos complejos, como las patatas, la calabaza, el arroz, la pasta y similares: también tienen efectos beneficiosos contra el insomnio.

Caballa al natural, salmón, sardinas: son buena fuente de ácidos grasos omega 3 (son grasas de fácil digestión).

Semillas de girasol, de lino, de sésamo y de calabaza: proporcionan ácidos grasos omega 6, que tienen un efecto directo sobre los nervios del cerebro, y un efecto indirecto sobre los neurotransmisores y otras sustancias necesarias para inducir al sueño.

Cinco opciones de platos para dormir como un angelito:

1) Ensalada de lechuga, nueces, aguacate y atún con aceite de oliva + 1 plátano

2) Salmón al horno con puré de patatas

3) Bocadillo de pan integral con pavo y queso fresco + 1 vaso de leche con cereales

4) Ensalada de arroz, huevo duro, acelgas y zanahorias + 1 albaricoque

5) Espinacas con patatas cocidas y pechuga de pollo + 1 yogur

 

Fuente: World Health Organization