¿Quién no ama ir de compras? Las mujeres (especialmente) nos deleitamos buscando prendas de diseñador que solo ese día podemos encontrar a un precio accesible. El Black Friday es una buena oportunidad para hacer compras inteligentes, de nada sirve que haya descuentos si adquirirás prendas que nunca vas a usar o que realmente no necesitas. Hay que estar al tanto de no gastar por gastar y a continuación te damos algunos consejos para sacarle el mejor provecho a las ofertas fashion en este día.

El objetivo es comprar prendas con un descuento considerable, de buena calidad y que sepas que sí vas a usar.

Enfócate: Haz una lista de las prendas básicas que aún no tienes en tu clóset y que sabes que sí o sí debes adquirir. Lo que te recomiendo son las prendas tipo: el vestidito negro, camisas blancas, faldas negras de tubo, un trent coat, flats o ballerinas, abrigos,  un par de botas, jeans, etc.

Itinerario: Antes de visitar cualquier tienda, visita su página de Internet para darte una idea del tipo de descuentos que van a manejar. Normalmente ese día hay mucha gente y cuesta más trabajo desplazarse de un lado a otro, por lo que ayuda considerablemente que tengas en mente los lugares específicos a los que vas a ir, partiendo de las prendas específicas que necesitas.

La calidad: Por supuesto que esperas que la prenda que compres dure mucho tiempo en tu armario, entonces es un imperativo revisar que esté en perfectas condiciones y bien confeccionada. Acuérdate del dicho: “Lo barato sale caro”

Compra clásicos: Algunas prendas de temporada dejarán de estar de moda en muy poco tiempo, por lo que te recomendamos que mejor te enfoques a las prendas que son clásicos, prefiere los colores neutros, las telas convencionales y aléjate de los prints de una temporada específica.

A tu medida: No compres prendas que realmente no te gustan, no necesitas o no te quedan  creyendo que vas a bajar de peso o viceversa, no hay nada como enamorarte de una prenda que te ajusta bien y que estiliza tu silueta.

No comprar también es opción: No es a fuerza que debes comprar alguna prenda, normalmente por la euforia del día terminas comprando rápido y sin mucha conciencia, y al llegar a casa ¡oh decepción! tienes prendas que no te quedan, que no te gustan y que nunca vas a usar.

Considera comprar online: Existen muchas tiendas por Internet que te ofrecen un catálogo con las ofertas de diferentes marcas. Y esos descuentos muchas veces rebasan los de las tiendas físicas. No descartes las compras en línea.

Al tanto de la moda: Revisa las revistas y las páginas de los diseñadores para conocer las tendencias de la siguiente temporada. Así podrás adquirir prendas de colores, telas y tendencias que seguirán vigentes varias temporadas. ¡Siempre un paso adelante!

Revisa la política de devolución: Antes de comprar infórmate sobre las políticas de devolución en cada tienda. Te aconsejo guardar todos los recibos de compra en caso de querer realizar un cambio o devolución.

Los cupones adicionales. Junta todos los cupones de descuento disponibles periódicos locales, correos electrónicos, sitios de internet de las tiendas y redes sociales.

Y por último pero no por eso menos importante, cuando vayas de compras,  sea en Black Friday o no, sigue la máxima de oro para las amantes de la moda que se van de compras: ten en mente adquirir prendas que te gusten, con las que te sientas cómoda y que te hagan sentir linda.  No sirve que llenes tus bolsas de accesorios o ropa que cuando llegues a casa y te las pruebas te hagan llorar.