El cambio de año quizás sea una buena oportunidad para cambiar también el look de tu casa. Te proponemos una serie de ideas con las que podrás renovar la decoración de tu hogar refrescando su apariencia con estilo y buen gusto, sin agotarte en el intento ni quedar en bancarrota. Apunta estos consejos y ponte manos a la obra.

Lo primero que necesitas es focalizarte en la nueva misión: piensa cómo te gustaría que sea tu casa, hojea revistas, relájate y deja fluir tu creatividad. Si lo disfrutas y te entusiasmas, el resulta será genial.

1. Juega con el color. Utiliza para los pisos y paredes colores blancos y recurre a los objetos decorativos, muebles o cuadros para llevar colores vivos que impriman la personalidad de la casa. De esta manera, tendrás además la posibilidad de cambiar los colores fácilmente según cada estación.

2. Revisa tus muebles. Si tienes un mueble que te ha acompañado durante años pero ya está viejo y gastado, no te preocupes: mientras haya conservado “su silueta” podrás aprovecharlo. Utiliza pintura especial para renovarlo. Una idea interesante es realizarle una pátina.

3. Sal de compras por tu propia casa. Inspírate, juega, prueba y cambia de lugar los objetos, muebles, cortinas, etc. para darle un nuevo aspecto sin gastar dinero. Puedes llegar a descubrir combinaciones y rincones que te sorprenderán.

4. Los suelos. Cambiar un tipo de suelo puede ser muy caro, al igual que pintarlo. ¿Has pensado en utilizar alfombras? Usa diferentes diseños y colores de alfombras para demarcar los espacios en la sala o el comedor o para darle identidad a los diferentes ambientes.

5. Desempolva las fotografías. Siempre son una buena opción a la hora de decorar o renovar un ambiente. Consigue marcos antiguos e imprime las imágenes que más te gusten en blanco y negro.

6. La cocina. Añade un toque de rojo en la cocina a través de una alfombra, tulipas, frascos decorativos o cuadros. El rojo estimula el apetito, mejora el sentido del olfato y sensibiliza las papilas gustativas.

7. Aprovecha las ventanas. Reemplaza los barrales de las cortinas por otros más interesantes que tengan remates decorativos. Asegúrate de poner unas cortinas que vayan desde el techo hasta el suelo para dar sensación de amplitud.

8. Decora desde arriba. Instala molduras decorativas donde el techo se une con las paredes y, si tiene vigas, has que resalten barnizándolas o pintándolas de un color que haga contraste.