Todos los niños comen golosinas en Halloween. Es parte de la tradición, y cuantas más consigan, mejor aún. Pero lo cierto es que resulta preocupante: las típicas canastas contienen hasta 250 dulces con un total de 9,000 calorías. ¿Cómo hacer para moderar su consumo?

Es necesario estar al tanto del azúcar y las calorías que les damos a los pequeños para evitar que se les piquen los dientes y mantener equilibrada su dieta. El día de Halloween también puede ser una oportunidad para enseñarles a comer sano.

A continuación te sugerimos una lista de golosinas más saludables que se les pueden dar a los  "trick-or-treaters.”

Paquetes de galletas con queso: Ofrécelas en una charola con adornos y motivos de Halloween, además de deliciosas no tienen tanta azúcar como las golosinas tradicionales.
 
Gomas de mascar sin azúcar: Piensa en todas las golosinas que digan en la etiqueta “SIN AZÚCAR”

Palillos de queso o de pan:
Un alimento que les abrirá el apetito hasta que lleguen a casa.

Cajas de jugos: Seguramente muchos tendrán sed y mejor que beban jugos de frutas naturales a que coman golosinas.

Pequeñas cajas de fruta seca o pasas: A muchos niños no les gustan por su aspecto pero puedes presentarlas en platillos coloridos en forma de calabacitas o calaveritas.

Paquetes de chocolate instantáneo: Mejor que beban leche o malteaditas a que coman dulces.

Bocadillos hechos en casa: Pastelitos o panecillos de diferentes formas y sabores. Prepáralos con anticipación así no te toman desprevenida. ¡Serás la consentida del vecindario!

Puedes tomar estas fiestas como un tiempo idóneo para instruir a tus hijos en su forma de alimentarse, siempre manteniéndolo como una experiencia positiva y hasta diveritida,  enséñales a leer las etiquetas para encontrar las golosinas que tengan menos azúcar.

Como tip, antes de salir de casa, asegúrate de que tus hijos hayan comido y que sepan cuántas golosinas tienen permitido consumir (el límite). Propónles que escojan los dulces que comerán pero equilibra sus porciones.

Asegúrate  de que tus hijos lleven acabo alguna actividad física para quemar el exceso de azúcar y grasas consumidas. Salir a pedir dulces puede ser una manera muy divertida de incorporar caminatas y ejercitarse.

Halloween tampoco tiene que ser solo de dulces. Aquí te proponemos algunas alternativas saludables que son divertidas y baratas que se les pueden regalar:

Pelotas, collares viscosos, arañas de goma, dientes de vampiros, cajitas individuales de crayones, lápices de Halloween,  gomas de borrar,  yoyos "viscosos",  pequeños frascos de play-do, palitos que brillan “glow-sticks,” burbujas y monedas para su ahorro semanal.

Hay un sin fin de opciones divertidas y saludables que les puedes regalar lejos de las golosinas. Cuéntanos si tienes más ideas saludables.