La noches en Ciudad de México, en la Plaza Garibaldi, reviven con la voces de los mariachis.
 
María Celeste presenta en el especial  Anocheceres de México un recorrido por las calles y por esta tradición.
 
Para ser un buen cantante, hay que “saberse unas 400 a 500 canciones”, dice uno de ellos.
Son boleros, rancheras, corridos, música que hace olvidar el agite del día.