La actriz Karla Álvarez, que falleció el pasado día 15 de noviembre, no era feliz en su matrimonio, o por lo menos había solicitado una petición de divorcio del que era su marido, Antonio d'Agostino.

Álvarez habría interpuesto una demada ante el juzgado de familia número 32 el pasado mes de mayo, aunque lo que no se sabe es si la resolución había llegado a buen puerto o no, o sea, si ya estaban divorciados en el momento de su fallecimiento.

Su marido hasta el momento, el empresario italiano, admitió que no estaban pasando por su mejor momento y que efectivamente se encontraban en un momento de separación temporal para reflexionar sobre sus vidas, pero no soltó prenda sobre si estaban o no divorciados.

La pareja se conoció en una estética propiedad del empresario italiano, que era 25 años mayor que ella y llevaban dos años casados, algo que no sabía mucha gente.

Una de las personas que seguramente más habrá sentido la pérdida de la actriz Karla Álvarez es sin duda el que fuera su último esposo, el empresario Antonio d'Agostino, de 63 años de edad.

El hombre acudió al sepelio para despedirse de su mujer y se mostró abatido y muy triste, aún así pudo hacer unas breves declaraciones a la prensa en las que pidió respeto para estos moemntos tan difíciles.

Además, amigos y familiares de la actriz mexicana Karla Álvarez se despidieron de la afamada villana de las telenovelas mexicanas, en una ceremonia íntima y privada realizada en una agencia funeraria de la capital mexicana. La actriz falleció el viernes a los 41 años a causa de un paro respiratorio.