Tremendo escándalo desataron las declaraciones de un presunto testigo protegido por las autoridades, en el caso en contra de Edgar Valdez, el narcotraficante  más conocido como “La Barbie.”

Esta persona declaró que Jenni Rivera amenizó fiestas del narcotráfico, y no solo eso, sino que aseguró que en una ocasión Jenni Rivera supuestamente bajo los efectos de la cocaína, terminó pateada por “La Barbie” como un acto de burla y broma, según el periódico de México, Reforma.

Al respecto, Eduardo Gameros –vocalista del grupo Caballo Dorado- ya hizo declaraciones públicas y defendió la memoria de “la gran señora.” Esto fue lo que comentó:  “Para trabajar en la diversión de los demás se necesita tener mucha valentía... por todos los riesgos que corres yendo y viviendo como para creerle a un delincuente que te embarre o te señale cuando su forma de vida es robar, violar, engañar, dedicarse al tráfico de drogas, de personas, o matar…Yo no le creería a un narcotraficante o a un asesino, (es) su palabra contra la de mis compañeros; no es justo, ni siquiera comparable".

Sobre ese tema la familia de Jenni Rivera ha guardado silencio, pero si hubo algo que hizo que la madre de “la diva de la banda” se enfureciera a tal grado, que recurrió a la red social de Twitter para hacer escuchar sus palabras.

Se trata de la supuesta inminente publicación de varios libros sobre la vida y obra de Jenni, publicaciones que no cuentan con el apoyo de la familia Rivera. Al respecto la matriarca de los Rivera declaró: “No compren esos libros porque no tienen los derechos y cuando compras algo robado te conviertes en ratera igual que ellas. Pues claro por eso no deben comprarlo mi hija no lo termino creo pero si lo termino lo tienen mis nietos bajo mil llaves.”

Sus palabras hacen referencia al rumor que ha circulado tras la muerte de Jenni Rivera, de que pueda haber escritos hechos por la propia cantante, algo que supuestamente la familia estaría preparando como una versión autorizada y oficial de la biografía de Jenni Rivera.