Los jugadores de un elitista campo de golf encontraron un nuevo socio para compartir sus veladas de deporte. Se trata de un veloz zorro que aparece y desaparece quitándoles las pelotas a los golfistas antes de que lleguen al hoyo.

Lo curioso de la situación es que, en vez de estar enfadados, intentar cazarlo o echarlo del campo, los jugadores dicen que ya están acostumbrados, con lo cual dejan que siga haciendo de las suyas lejos de querer atraparlo.

Desde luego es un peligroso compañero de juego porque no te dejará hacer ni un hoyo con su rapidez y destreza.

La verdad es que el campo de golf peligra porque si cada vez que van los jugadores e intentan jugar, se encuentran con este original recogepelotas, pues no querrán ir más porque los deja sin bolas para jugar.

Sea como sea, el zorro es demasiado tierno y se ha convertido en la mascota del campo de golf, los socios lo han bautizado como "el zorro golfista".