BUENOS AIRES - Unos 985 policías con 50 automóviles y 30 motocicletas formarán parte de la seguridad en los alrededores y dentro del estadio Mario Alberto Kempes, de la ciudad de Córdoba, cuando este viernes se enfrenten Argentina y Paraguay en la séptima jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial 2012.

El control comenzará siete horas antes de la hora prevista para el partido, al que asistirán 50,000 espectadores, de ellos 2,500 paraguayos, quienes agotaron los boletos este jueves.

Los espectadores solamente podrán llegar al estadio, tras varios controles, con la entrada y el Documento Nacional de Identidad en su poder, siempre y cuando no vistan indumentaria deportiva de clubes, advirtieron las autoridades locales.

La organización pondrá en práctica el denominado "derecho de admisión", debido a lo cual se impedirá la entrada al escenario deportivo de aficionados que tengan antecedentes violentos en el fútbol argentino.