Nuestra bloguera, Fanny Hoyos, nos envía su última entrega de su blog "Desde Londres". Allí nos plantea la problemática entre asientos vacíos y lo difícil que resulta conseguir boletos para los diferentes eventos.

LONDRES - Eventos calificados como "vendidos" y miles de asientos vacíos, es la realidad de los primeros días de competencia en los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La noticia ha colmado los medios de comunicación locales y ha provocado gran malestar entre los seguidores del evento. Conseguir un boleto para asistir a las competencias no ha sido posible para muchos y ver a diario que los establecimientos tienen tantos espacios vacíos, tiene a los fanáticos del certamen realmente frustrados.

Con esta realidad es difícil explicar por qué se ha hecho una misión casi imposible comprar boletos. En los lugares donde se desarrollan los juegos no se venden boletos y tampoco existen oficinas oficiales para hacerlo. La compra sólo se puede hacerse a través de internet, en la página oficial de Londres 2012 y los únicos autorizados para hacerlo son los residentes del Reino Unido y algunas naciones designadas de la Unión Europea.

Cualquier ciudadano de otra nación, debe contactar a los comités u organismos asignados a su país. Desafortunadamente dichas entidades o no cuentan con boletos, o tienen muy pocos que re- venden a un precio mayor al original.

Los organizadores del certamen aseguran que los eventos sí están vendidos y no han dado mayor respuesta sobre la ineficiencia del sistema de compra de entradas por la página oficial en internet. Afirman además, que la mayoría de espacios vacíos en los estadios se debe a que los boletos asignados a los patrocinadores y confederaciones participantes no están siendo utilizados. Por el momento, como remedio a la situación, han enviado miembros de las fuerzas militares para que ocupen las sillas vacías y analizan la posibilidad de ceder boletos a maestros, niños o voluntarios que trabajan en los eventos.

También hablan de la posibilidad de emitir más boletos en los próximos días. Nada ha quedado claro y mientras tanto los juegos continúan su curso y muchos, la mayoría del continente americano, siguen perdiendo la oportunidad de disfrutar de este evento deportivo considerado “una fiesta de la humanidad”.

Desde Londres: El gran día.

Desde Londres: Música y fiesta.