Por segundo año consecutivo, los aficionados abarrotaron ell centro de Miami este lunes para celebrar la victoria del Heat de Miami, quienes obtuvieron el campeonato de la NBA 2013, con un espectacular desfile de la victoria. 
 
Los jugadores montaron autobuses de dos pisos por las calles llenas de confeti que estaban repletas de eufóricos aficionados de todas las edades, muchos de los cuales habían llegado antes de que el sol saliera para tomar un asiento en primera fila.
 
 
 
LeBron James mantuvo un tabaco en la boca mientras saludaba a los aficionados desde lo alto de un autobús, cuando el equipo se dirigía al AmericanAirlines Arena.

El Miami Heat se coronó campeón por segundo año consecutivo, al derrotar a los Spurs de San Antonio en el séptimo juego de una serie final no apta para cardíacos como hacía mucho tiempo que no se veía una en la liga.

Esta versión del Heat de Lebron, Wade y Bosh ya huele a leyenda y van camino de convertirse en la dinastía que imaginó Pat Riley cuando los juntó a los tres.