Los futbolistas suelen dejarse arrastrar por las emociones, son famosos por no saber contener el impulso de quitarse la camiseta y mostrar al público sus musculos, como si fueran gladiadores modernos, cuando marcan un gol o cuando consiguen una victoria.

Aquí te ofrecemos algunos ejemplos.