SAN FRANCISCO – Por tercer domingo consecutivo, los Texans de Houston sufrieron la amargura de la derrota, esta vez, ante los 49ers de San Francisco y se hunden en una crisis que, parece, se alargará por el bajo nivel de juego que está mostrando el equipo.

Esta vez, el equipo de la bahía los arrasó de principio a fin, desnudó una vez más el mal momento del mariscal de campo de los Texans Matt Schaub y terminó ganando 34-3.

Schaub, como había ocurrido en las últimas dos jornadas, estuvo errático en su principal función: hacer pases.

Tres importantes pases les fueron interceptados y al final terminó siendo remplazado en el último cuarto.

Los Texans nunca pudieron sobrepasar al equipo de San Francisco y por el contrario contaron con un poco de suerte, ya que el marcador hubiera podido ser mucho más amplio.

De esta forma, los Texans quedan con un record negativo de 2-3, luego de ganar sus dos primeros partidos apretadamente.

El próximo domingo, la escuadra dirigida por Gary Kubiak se enfrentará a los Rams de San Luís en el estadio Reliant.

Por su parte, los 49ers chocarán contra los Cardinals de Arizona y esperan asegurar su segundo lugar que comparten con los Seahawks de Seattle, con un récord de 4-1.