A la corta edad de 23 años el ciclista Nairo Quintana ha logrado algo que se ve muy rara vez: hacer felices a todos los colombianos. 

Entrando a la penúltima etapa  del Tour de Francia este sábado, Quintana ocupaba la tercera posición de la general detrás del inglés Chris Froom (1) y del español Alberto Contador (2).
 
La expectativa tuvo a los colombianos en vilo durante las más de tres horas y media que duró la etapa. Estaciones de radio y televisión transmitieron minuto a minuto la competencia y las redes sociales de los colombianos sólo hablaban del ciclista.
 
Todo un país estuvo unido haciendo fuerza por la joven estrella del ciclismo, quien al final de la mañana del sábado fue el primero del pelotón en llegar a la cima de la montaña, levantando sus brazos en señal de alegría para celebrar la histórica victoria en la etapa.  
 
Al ganar, el colombiano no sólo logró obtener el subcampeonato del certamen más exigente del mundo ciclístico. También se coronó como el Rey de la Montaña y el como el Mejor Ciclista Joven del Tour.
 
Froom logró coronarse como el campeón del certamen y el español Joaquín Rodríguez ocupó la tercera casilla.
 
Quintana es el segundo colombiano en alcanzar el podio del Tour de Francia, pues hace 25 años, en 1988, Fabio Parra logró terminar tercero en la general.  
 
Con su gran actuación en Francia, el joven colombiano es el mejor ciclista latinoamericano de la historia con aptitudes para llegar a ser el mejor del mundo, y es una inspiración para millones en su país y en otras partes del mundo.