La repentina muerte de tres jóvenes promesas del fútbol tiene a toda una comunidad en luto. 
 
Se llevó a cabo una vigilia en Trinity High School, donde jóvenes y adultos se presentaron para honrar la memoria de los tres jóvenes de Texas que perdieron la vida trágicamente en un accidente automovilístico en Nuevo México.
 
Polo Manukainiu de 19 años de edad y su hermano Lolo Uhatafe de 13 años, murieron en un accidente donde viajaban otras tres personas más. 
 
La madre de los hermanos fallecidos rompió en llanto ante las cámaras y dijo que ambos eran muy buenos muchachos y que su vida ya nunca será la misma. 
 
La tercera persona que murió fue reconocida como Gaius Vaenuku de 18 años.
 
Manukainiu era jugador en la línea defensiva en la universidad de Texas A&M. Uhatafe y Vaenuku tenían planes de seguir practicando el deporte en Utah. 
 
Las personas que sobrevivieron el accidente ya fueron dadas de alta del hospital. 
 
Al finalizar la ceremonia, personas vendieron camisetas negras con el nombre de los tres fallecidos para recaudar fondos para el funeral.