Las declaraciones de apertura comenzaron este lunes en el juicio contra uno de los hombres acusados ​​del asesinato en Miami en el 2007 de la estrella de la NFL Sean Taylor.

 Eric Rivera, de 23 años, está acusado de asesinato en primer grado y robo con asalto o agresión en la muerte de Taylor, que murió durante lo que los fiscales dicen fue un robo frustrado en la casa del jugador en el área de Miami.
 
Taylor, un jugador de los Pieles Rojas de Washington, había jugado en la Universidad de Miami, ayudando a los Huracanes en el campeonato nacional en 2001.
 
Los abogados cuestionaron a decenas de potenciales miembros del jurado la semana pasada antes de elegir doce jurados y cuatro suplentes este viernes. El juicio de Rivera se ha retrasado varias veces.
 
Rivera y otros tres, todos de la zona de Fort Myers, se han declarado inocentes y están siendo juzgados por separado. Cada uno enfrenta una posible sentencia de cadena perpetua si es declarado culpable.
 
Un quinto hombre se había declarado culpable de asesinato y cargos de robo y es probable que testifique en contra de los otros.
 
Los fiscales dijeron que los sospechosos condujeron a través del estado con la intención de robar en la casa de Taylor en Palmetto Bay, seguros de que no estaría allí. Pero Taylor estaba en su casa, cuidándose de una lesión en lugar de estar con sus compañeros de equipo para un partido fuera de casa en Tampa.
 
Cuando el jugador de 6 pies y 2 pulgadas de estatura y 230 libras de peso los enfrentó con un machete la mañana del 26 de noviembre del 2007, Rivera presuntamente disparó dos tiros. Uno lo falló. El otro le dio a Taylor en el muslo, provocando una pérdida de sangre masiva que le llevó a su muerte un día más tarde, a los 24 años.
 
Debido a que Rivera, de 23 años, tenía sólo 17 años en el momento del crimen, se enfrenta a cadena perpetua en lugar de la pena de muerte si es declarado culpable.