MADRID - Les separa la eterna rivalidad de los clubes que representan, pero les une la selección española.

Iker Casillas y Xavi Hernández fueron distinguidos el miércoles con el premio Príncipe de Asturias de los Deportes en reconocimiento a sus éxitos deportivos y a los valores de amistad y compañerismo que inspiran en la juventud.

La candidatura conjunta del arquero y capitán de España y el Madrid y el mediocampista del Barcelona fue propuesta por el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, quien subrayó que los dos jugadores "son un ejemplo a seguir y representan la unidad de España por encima de las diferencias que hay entre Real Madrid y Barcelona".

El jurado destacó que Xavi, de 32 años, y Casillas, de 31, cuentan con más de 100 internacionalidades cada uno y han sido dos piezas fundamentales en el éxito sin precedentes de la "Roja", campeona del Mundo en 2010 y doble campeona de Europa en 2008 y 2012.

Pero por encima de los títulos, el fallo valoró su amistad, fraguada desde hace tiempo en las categorías inferiores de España, que les permitió reconducir el mal ambiente creado entre los futbolistas de Barsa y Madrid tras la espectacular serie de clásicos del 2011.

"El jurado considera que estos jugadores del Real Madrid y Fútbol Club Barcelona simbolizan los valores de la amistad y el compañerismo más allá de la máxima rivalidad de sus respectivos equipos. Su comportamiento deportivo es un modelo para los jóvenes", señaló el fallo.

"Ambos, que han conseguido los títulos más importantes con sus clubes y la selección española, son un ejemplo de juego limpio que es admirado por todos", añadió.

Es el segundo Príncipe de Asturias para Casillas y Xavi, quienes ya recibieron el galardón concedido en 2010 a la selección española en su conjunto meses después de lograr el primer Mundial de su historia en Sudáfrica.

El de Deportes es el séptimo de los ocho Príncipe de Asturias que se conceden este año, en su 32da edición.

Cada uno de los premios, creados en 1981, está dotado con 50,000 euros (65,000 dólares) y una escultura diseñada por el artista Joan Miró.

Los galardones se entregarán en octubre en Oviedo en un acto presidido por los príncipes de Asturias, Felipe de Borbón y Letizia Ortiz, herederos de la corona española.