SAO PAULO - La FIFA autorizó el jueves a Brasil a utilizar las seis sedes propuestas para albergar la Copa Confederaciones del próximo año.

El organismo rector del fútbol mundial dijo que las ciudades de Salvador y Recife, en el noreste del país, albergarán partidos del torneo que sirve como preámbulo a la Copa del Mundo de 2014. Río de Janeiro, Brasilia, Belo Horizonte y Fortaleza también tendrán encuentros.

La FIFA había anunciado previamente a las seis ciudades como sedes, pero indicó que Recife y Salvador serían confirmadas sólo si demostraban suficiente progreso en sus preparativos. Ambas tenían hasta este mes para convencer al organismo de que sus estadios estarán listos para la competencia que se realizará del 15 al 30 de junio de 2013.

Tener las instalaciones listas es la primera gran prueba de Brasil de su capacidad para organizar el Mundial de 2014, y la decisión de la FIFA de confirmar todas las ciudades fue un alivio para los organizadores locales.

Pero, a pesar de confirmar las ciudades, la FIFA advirtió que todavía hay motivos para estar preocupados. Será la primera vez que el organismo aceptará tener los estadios listos menos de seis meses antes de un torneo de semejante magnitud, y sólo los estadios de Belo Horizonte y Fortaleza estarán listos al final de este año, lo que era el plan original para todas las sedes.

"Es un gran reto, el cronograma está muy ajustado", indicó el director de comunicaciones de la FIFA, Walter De Gregorio. "En cierto sentido, estamos contentos porque encontramos una solución, pero tenemos que dejar muy claro que todavía estamos preocupados porque no pudimos tener los estadios listos como habíamos planificado desde el principio".

Gregorio indicó que la FIFA "estaría mucho más tranquila si los seis estadios estuviesen listos en diciembre", pero señaló que la decisión se tomó después que todas las partes evaluaron los riesgos de tener las sedes listas después de la fecha límite.

"Llegamos a un punto en que no podemos dar marcha atrás", apuntó Gregorio. "No hay un `plan B'. Pero si no estuviésemos seguros que los estadios estarán listos para las pruebas el 15 de abril, no los estaríamos anunciando hoy. Estamos 100% seguros que juntos podremos hacerlo".

Será la primera vez que la Copa Confederaciones se disputa en Sudamérica y en seis sedes en el mismo país.

La FIFA señaló que tomó en consideración dos factores para permitir que las seis ciudades sean sedes - los informes técnicos sobre las sedes y los compromisos políticos de los gobiernos locales. Los boletos empezarán a venderse el 21 de noviembre.

El ministro de deportes de Brasil, Aldo Rebelo, dijo que el anuncio de la FIFA confirma la confianza del organismo en el trabajo que realizan las autoridades locales.

"Los seis estadios de la Copa Confederaciones estarán listos y el gobierno continuará con sus esfuerzos para que Brasil supere los retos y organice una exitosa Copa del Mundo", afirmó.

La mayor preocupación era Recife, que tuvo que acelerar sus planes de construcción por 10 meses después que la FIFA dijo que quería que la ciudad participara en la Copa Confederaciones. La Arena Pernambuco, con capacidad para 46,000 espectadores y que albergará cinco partidos del Mundial, estaba lista al 52% en julio, pero mejoró al 70% a fines de octubre después que los organizadores locales aceleraron el paso de las obras.

Siete equipos han asegurado su participación en el torneo del próximo año: México (CONCACAF), Uruguay (Sudamérica), España (campeón mundial), Italia (subcampeón de Europa), Japón (Asia), Tahití (Oceanía) y el anfitrión Brasil. El representante de África se conocerá después de la Copa Africana de Naciones en febrero.