MIAMI - Las grandes pitones que invaden las zonas silvestres del sur de Florida están devorando a gran velocidad los mamíferos que habitan en esa área de Estados Unidos, conocida por contar un ecosistema único en el mundo, según la Academia Nacional estadounidense de Ciencias.

"Los mamíferos vistos en el Parque Nacional de los Everglades entre 2003 y 2011 han caído un 99,3 % en el caso de los mapaches, un 98,9 % en el de zorros y un 87,5 % en el de linces", asegura esa organización en un artículo publicado en su revista científica, Proceedings of the National Academy of Sciences.

Según los responsables del estudio, las pitones birmanas son un claro ejemplo de la "amenaza que suponen las especies invasoras para la biodiversidad mundial".

"Las pitones birmanas, unas serpientes constrictoras gigantes nativas de Asia, ahora se encuentra por todo el sur de Florida", después de que su población haya "incrementado drásticamente desde 2000, tanto en número como en dispersión geográfica", explica el estudio.

Mientras que hacia el año 2000 se registraba "una gran variedad de mamíferos y pájaros" en los Everglades, una extensa superficie pantanosa que ocupa prácticamente la totalidad del sur de Florida -salvo el terreno urbano ganado por el ser humano-, los responsables del estudio apuntan que una década después cada vez es más raro ver a esos animales.

En su opinión, este descenso coincide con la propagación de las pitones en los Everglades, generalmente porque la gente que las tenía como mascotas las abandona en el campo al ver que ya no pueden ocuparse de ellas.

"Cuando uno las compra recién nacidas, son una preciosidad, pero a las dos semanas ya se da cuenta de que la cantidad de comida que demanda es enorme. A los dos meses ven que la serpiente cada vez come más, es más grande y hasta empieza a mirar con ojos golosos al niño de la casa", comentó a Efe Ken Vallen, un voluntario del parque de los Everglades.

Según explicó, "el propietario de la pitón se ve entonces sobrepasado por el coste y el peligro que supone, y la abandona aquí, sin ser consciente de la enorme velocidad a la que se reproduce este animal, especialmente en un lugar como éste en el que no hay ningún otro predador que las amenace".

Los datos del estudio publicado reflejan además que la observación de mamíferos en los Everglades "ha descendido menos en las zonas donde las pitones sólo se han descubierto más recientemente".

A mediados de marzo está previsto que entre en vigor en EE.UU. la prohibición de importar este país pitones birmanas y otras tres especies de grandes serpientes, una medida que era reclamada por las autoridades locales desde hacía años.