MIAMI – Una pareja de lémures de cola anillada provocaron el pánico en un vecindario de North Miami Beach, al noroeste de Miami-Dade, cuando se escaparon de la vivienda donde vivían enjaulados.

“Alguien trató de robarse mis lémures”, dijo el dueño Julio Hincapie. “Cuando trataron de agarrarlos ellos se escaparon y ahí empezó todo”, explicó el hombre.

Los lémures corrieron entre los árboles, las casas y los autos del barrio causando un caos que quedó grabado en celulares y hasta en cámaras de seguridad de uno de los vecinos.

Pero la huida de los lémures se tornó peligrosa cuando uno atacó a una niña de dos años. “La víctima llegaba a su casa y cuando estaba bajándose con sus padres del auto, el animal la atacó”, indicó Richard Rand, sargento de la policía de North Miami Beach.

Unidades de rescate que acudieron a la escena atendieron a la pequeña, mientras el aparatoso despliegue policial terminó en una cacería a oscuras que finalizó cuando ambos animalitos fueron atrapados y regresados a sus jaulas.

Aunque no se conoció el precio de los lémures, el dueño reiteró que posee las licencias adecuadas para tenerlos en su casa.