REDACCIÓN DE DEPORTES - Si quedaba alguna duda que los "Beach Boys" de los Heat de Miami no poseen la mentalización necesaria para ganar partidos decisivos las despejaron de nuevo los veteranos de los Celtics de Boston, que llegaron al American Airlines Arena de Miami y ganaron por 115-107.

Todo lo contrario del equipo de los Celtics que con los veteranos, el alero Paul Pierce y el ala-pívot Kevin Garnett, convertido en número cinco, volvieron a demostrar el por qué son campeones de liga.

Si hace una semana los Celtics ganaron también a los Heat con una gran defensa, esta vez lo hicieron con un gran ataque en el que Pierce fue el líder al conseguir 27 puntos, siete rebotes y dos asistencias.

Garnett también les mostró a los hombres altos de los Heat lo que es luchar en la pintura y aportó 24 puntos, nueve rebotes y dos tapones.

Pero faltaba la mejor demostración de lo que realmente le falta a los Heat, definir al jugador que dirija sus acciones, algo que los Celtics lo tienen establecido de manera excepcional en la figura del base Rajon Rondo, que también logró un doble-doble de 18 puntos, 15 asistencias y cuatro rebotes.

Rondo llegó al decimoctavo partido consecutivo que ha conseguido dobles dígitos en asistencias, mejor racha estadística en esa faceta del juego en 20 años de competición de la NBA.

Mientras que el ala-pívot Brandon Bass logró también un doble-doble de 12 puntos y 10 rebotes, y el escolta Avery Bradley, que le ha quitado la titularidad al veterano Ray Allen, llegó a los 11 tantos, y completó la lista de los cinco titulares que tuvieron dobles dígitos.

Como equipo los Celtics lograron un 61 por ciento de acierto en los tiros de campo, el más alto que han conseguido en lo que va de temporada.

Los Celtics (33-24), que lograron el tercer triunfo consecutivo, anotaron sus primeros ocho tiros en el último cuarto para mantener el liderazgo sobre el Heat.

El equipo de Boston, que son líderes destacados en la División Atlántico, buscan conseguir la tercera mejor marca de la Conferencia Este que ahora está en poder de los Pacers de Indiana (35-22), que tuvieron jornada de descanso.

Los Heat (40-16) perdieron por quinta vez en los últimos diez partidos, y aunque siguen líderes de la División Sureste, el juego de equipo es cada vez más cuestionado, mientras que las individualidades ya no dan para ganar los partidos decisivos e importantes.

El alero LeBron James aportó 36 puntos, siete rebotes y siete asistencias para los Heat, que siguen sin definir al líder que los guíe en el campo.

A James lo apoyaron el escolta Dwyane Wade, que volvió con el equipo tras perderse el partido anterior por lesión, al anotar 20 puntos, mientras que el base Mario Chalmers llegó a los 18 tantos, pero no dio ni una sola asistencia, siendo una de las claves de la derrota de los Heat.